Vamos a hablar de la limpieza de cristales en León. Imagina que vas a comprar a una tienda, y la parte que tendría que ser más atrayente, el escaparate, está sucia y descuidada. Lo más probable es que pases de largo, pensando en no regresar a un local en el que no cuidan su propio valor estético. Incluso, podrías poner en duda la higiene interior del negocio.

Los cristales son siempre una carta de presentación. Reflejan en su limpieza la imagen de las personas que los mantienen. No hay inmueble sin ventanas o, mejor dicho, sin cristales, y una comunidad de vecinos, una vivienda o una oficina son todos ellos lugares en los que es imprescindible un aseo y un mantenimiento.

¿Por qué es tan importante la limpieza de los cristales?

Por cuatro motivos fundamentales: salud, imagen, productividad y ahorro.

✔ Higiene. Antes que la estética, la salud. Los cristales están en íntimo contacto con el exterior, y su falta de higiene puede tener repercusiones.

✔ Mejora la imagen. A nivel de empresa, un servicio profesional de limpieza siempre deja buena impresión. Cristaleras, fachadas, vitrinas... han de estar impolutas. Sin molestos grafitis ni pintadas.

✔ Rendimiento. Los cristales limpios contribuyen a una mayor productividad de los trabajadores y en casa favorecen el estado de ánimo de la familia.

✔ Ahorro económico. Limpiar periódicamente los cristales mejora la durabilidad de las ventanas. Con el paso del tiempo, no olvides que el rendimiento del vidrio y el aislamiento se deterioran.



Limpieza de cristales en León

Proceso para realizar la limpieza de cristales

  1. No solo hay que realizar la limpieza del cristal sino también, marcos y perfiles de ventanas. En primer lugar se deben quitar cortinas, estores, visillos... y comenzar limpiando los marcos interiores. En caso de contar con ventanas correderas con carriles, se retirará el polvo con un aspirador.
  2. Limpiar los marcos con una bayeta un poco húmeda y posteriormente secar la superficie.
  3. Limpiaremos los cristales con una solución jabonosa y se retirará con una bayeta mojada y escurrida en agua retirando el jabón y la suciedad que pueda estar acumulada. Con una raqueta con labio de goma, se irán realizando pasadas de arriba hacia abajo y en abanico.
  4. Por último, con una bayeta de microfibra o paño de algodón se realizará el secado de los cristales.

Deja la limpieza en manos de profesionales

En conclusión, la limpieza de los cristales tiene multitud de ventajas a tu favor. Nuestro servicio es imprescindible en todo tipo de inmuebles y situaciones.

Somos especialistas en la limpieza de cristales en León. Nos gustaría que nos llamaras para conocer tus necesidades, asesorarte de manera personalizada y ofrecerte la solución al mejor precio. Contáctanos, en el número de teléfono 636 29 48 67 estaremos encantados de atenderte.